Conociendo a Laura Ponts

Conociendo a Laura Ponts

Laura Ponts hace fotos con el móvil y no usa filtros, sin embargo se ha convertido en una fotógrafa y estilista gastronómica de éxito gracias a sus coloridos y sofisticados bodegones. Sus cerca de 250.000 followers en Instagram la convierten en una auténtica influencer para los amantes de la comida y la buena mesa.

Desde niña le gusta comer bien, ya entonces era una amante de todo lo relacionado con la gastronomía. El regalo que más ilusión le podía hacer era que le llevaran a comer a un restaurante. Sus juguetes predilectos eran las sartenes, los platos y las cazuelas.

Laura es autora de “Arte foodie”; un libro en el que muestra algunos de sus trucos para fotografiar, los hoteles y restaurantes que le han enamorado, las recetas que le gusta cocinar y algunos consejos para localizar los mejores productos.

Hemos charlado con ella y nos ha contado un poco más acerca de su forma de ver la comida a través de la cámara de su Smartphone y de cómo ha llegado hasta dónde está.

1.- ¿Cómo surgió en tí hacer este tipo de bodegones?

Esta idea surgió hace cinco años y medio cuando toda la gente a la que seguía en Instagram compartía fotos de restaurantes. A mí se ocurrió la idea de comprar un montón de materiales, de platos distintos, y sin saber qué hacer muy bien… empecé a montar mis bodegones. Iba tomando fotos e iba probando. 

Las de ahora no tienen nada que ver (rie). A la gente le gustaba lo que hacía, empecé a ver cómo aumentaban mis seguidores, con lo que hice más bodegones con nuevas ideas, jugando con el crudo y el cocinado, con los colores….

2.- ¿Cuál es la parte que más te gusta a la hora de hacer estos bodegones? ¿Qué es lo que más te hace disfrutar?

Me gusta estar sola en casa, con música, para mí es un momento de relax. Elijo el mediodía, cuando tengo la mejor luz natural, y en ese ambiente voy creando. Cuando por fin he logrado una foto bonita es un momento especial, y luego ver cómo los seguidores lo valoran positivamente. El peor momento está claro… es recoger luego todo y limpiar. 

3.- ¿Cuánto tiempo has empleado en realizar el bodegón más complejo?

Depende. Si cocino y quiero crear un bodegón con una receta complicada puedo llegar a emplear unas cuatro horas, o cuatro horas y media. Si lo que fotografío es producto crudo y solo tengo que colocarlo puedo tenerlo listo en una hora. 

Depende también de la luz que tengo, si me gusta o no el resultado y tengo que repetir, cambiar de fondo o mover muebles y volver a montarlo todo….. A veces los ingredientes cambian de color en ese proceso y eso lo complica y puedo emplear finalmente una hora y media.

4.- ¿Sigues algún tipo de estrategia para realizar tus fotos o se trata de puro instinto? ¿Cuáles son los trucos de Laura Ponts?

El color es muy importante para mí. Mis imágenes están llenas de color, me apoyo mucho en el rojo, el amarillo y el verde vivo. Busco variedad y gran cantidad de elementos con muchísimo color. Es lo que la gente espera ver en mi Instagram. 

La luz natural es muy importante. Siempre intento fotografiar de 13:00 a 15:00, en verano incluso hasta las 16:00. 

La composición también es esencial; pienso mucho en como coloco las cosas. Nada de improvisar. No se pueden colocar los ingredientes de cualquier modo y en cinco minutos, hay que pensar mucho, buscar una estética. 

Finalmente busco inspiración en los mercados, me fijo como en la exposición del producto, cuando lo tengo en casa pienso como puede lucir mejor.

5.- ¿Cómo eliges la vajilla que empleas en tus bodegones?

Una buena vajilla y un buen fondo también son importantes. Me gustan los que se parecen a la madera antigua, que sean negros.

Nunca utilizaría platos con estampados, flores o cenefas, ya que para mí lo importante es la receta o el bodegón. 

Me gusta mucho el barro, y los platos blancos o beiges. A veces también negro o gris pero evito siempre los colores vivos ya que estos tonos los utilizo en el producto que es lo que quiero destacar y que se vea.

Laura Ponts muestra predilección por las vajillas neutras, y deja que el color de todo lo demás la inunde. Pero para nosotros si Laura fuera un plato sería Peces: Un plato lleno de vida, de ilusión, de fantasía con sus peces rojos en círculos; geometría, orden, y movimiento, mucha vida!


Older Post Newer Post