Como cortar y componer una tabla de quesos

Como cortar y componer una tabla de quesos

Nos interesa saber cómo cortar y componer una tabla de quesos. Las fiestas están aquí y las tablas son un recurso fácil, vistoso y bien acogido por los invitados.

Vamos a ver cómo se hace:

1.- La selección de quesos. 

Cinco o seis variedades son suficientes. Es interesante contar con quesos de tipos muy diferentes, que no se repitan las intensidades, los sabores o las formas. Estará bien contar con uno curado, otro más tierno, alguno azul y los tipo Brie o Camembert.

Podemos buscar diferentes procedencias, locales, italianos, franceses… o diferentes productores si queremos sorprender a nuestros invitados con una tabla de quesos Km 0.

Las formas y colores de la corteza pueden dar vistosidad y atractivo a nuestra tabla de queso. Fíjate también en este detalle. Ante la duda, acude a una tienda especializada y déjate asesorar por los profesionales.

2.- ¿Cómo cortarlos?

En una tabla de quesos podemos colocar algún queso entero si no es muy grande, produce un efecto muy atractivo, pero es más cómodo para los comensales encontrarse el queso ya partido, o al menos facilitar la tarea.

Cortaremos el queso de forma lateral para que cada trozo sea igual que el siguiente. De forma fina y tamaño no demasiado grande para que se coma con facilidad; se trata de un picoteo.

Según la variedad del queso podemos hacerlo en cuadrados, triángulos o en cubitos. Es bonito variar las formas y colocar los diferentes trozos en zonas distintas y en donde queden bien en su conjunto por color y por lo que le acompaña.

3.- Con qué acompañarlos.

Los quesos admiten muchos acompañamientos diferentes:

  • Panes: dentro de la misma tabla, en forma de picos o colines, o galletitas. 
  • Fruta: trozos de manzana, higos, o gajos de mandarinas.
  • Frutos secos: almendras, nueces ya peladas, avellanas, o incluso piñones.
  • Frutos del bosque: moras, arándanos, frambuesas o grosellas.
  • Mermeladas o miel: en pequeños cuencos dentro de la misma tabla.

4.- La forma de la tabla. 

La clásica tabla de quesos es redonda y de madera, pero podemos hacerla en tablas cuadradas, ovaladas y también de mármol o de pizarras. Hoy día podemos encontrar una gran variedad de superficies.

En su defecto podemos utilizar platos llanos grandes, un o dos. La ventaja de hacerlo en dos es que se pueden colocar en la mesa de modo que queden al alcance de todo el mundo.

Sobre la tabla o plato, y dependiendo de su forma, iremos alternado los quesos con sus diferentes acompañamientos componiendo un conjunto lo más atractivo posible.

plato postre UME

 

plato hondo Sand

 

5.- ¿Qué vajilla necesitamos?

Es importante que cada comensal tenga un pequeño plato, que puede ser de postre, o de pan si es de tamaño suficiente. 

El plato puede cumplir una doble función; puede utilizarse para tomar varias piezas de queso y otros ingredientes de la tabla en cuyo caso será necesario el tamaño postre. Pero también puede servir simplemente para sujetarlo mientras picoteamos y que recoja nuestras pequeñas migas o algún resto de corteza.

En cualquier caso sería interesante poner a disposición del comensal, y apilados, estos tipos de vajilla para que cada cual opte por aquello que le resulte más cómodo. Puedes hacerlo con la colección Natural Brown.

Puedes también separar el pan de los quesos y colocarlo en algún recipiente a parte. Nos encanta el plato hondo de Sean and Sand para palitos y tostas.

Necesitaremos pequeños cuencos para las mermeladas, mieles, o fruta como la granada. ¿Qué te parecen los de Blue Edge?

Y también pueden darte mucho juego cualquiera de las pequeñas piezas de Sea Creatures. 

 

plato postre UME

vajilla harvest natural

6.- ¿Y los cubiertos? 

Normalmente tomaremos el queso con las manos pero es importante dejar algún cuchillo sobre la mesa, de forma ordenada, por si se precisa. 

También hay que contar con colocar en una zona un conjunto de cucharitas que pueden ser útiles para servirse mermeladas o tomar algún queso de textura muy líquida y así colocarlo de manera más cómoda sobre el pan.

7.- La bebida importa.

Elige unos vinos acordes con tu tabla de quesos, el queso y el vino hace una pareja perfecta de baile, no lo arruines con una selección que no esté a la altura. También puedes optar por un cava o champagne que combinará siempre a la perfección sea cual sea tu selección de quesos y lo que les acompaña.


Older Post Newer Post